Pegatinas mágicas

Hace poco descubrí Happy Pipi, unas pegatinas mágicas que tenía que compartir en el blog. Nos han ido genial para terminar con esos pipís que se escapaban alguna que otra noche en la cama. Se trata de unas pegatinas que colocas en el WC (o en el orinal), ayuda a que el niño se concentre, apunte y descubra un dibujito. Cada pegatina dura unos 1000 usos, y está siempre como nueva. Nosotros tenemos un pez que aparece dentro de una pecera. Le recordábamos que podíamos darle las buenas noches al pececito y así siempre hacíamos un pipí antes de ir a dormir.

Me he dado cuenta que estas pegatinas también pueden ayudar en el momento de abandonar el pañal, para motivar al niño a utilizar el orinal o el WC y también para evitar salpicaduras (existe la versión para adultos :-D). Es un método eficaz, comprobado, que no se basa en castigos, ni amenazas, ni gritos… si no que además ayuda a incrementar la autoestima del niño que sabe hacerlo bien y descubre un dibujito. ¿Qué conseguimos con estas pegatinas? Pues higiene, diversión, educación (para dejar el pañal y para utilizar el WC correctamente en niños más mayorcitos) y ahorro (ahorro en pañales, en tiempo limpiando y en productos de limpieza).

 

¿No sería ideal encontrar las pegatinas mágicas en muchos WC públicos?

Si os interesa adquirir estas pegatinas, aquí os dejo enlace a su tienda online.

¿Tan sólo dijiste que “no”?

Hace poco, en una conversación con una amiga maestra surgió un tema que me pareció interesante. En los últimos años ha notado que muchos padres buscan ser amigos de sus hijos en lugar de la figura de la autoridad, buscan gustar a sus hijos. Ser coleguita del niño ese más importante que la disciplina, y eso se refleja en la escuela y en el parque. Ejemplos:

  • Una niña fue al cole en sandalias en invierno. Cuando la maestra se lo dijo a la madre la respuesta fue “pero es que no quería ponerse los zapatos. ¿Qué hago?”
  • Un niño tiró arena a la cara a otro niño. La maestra lo comentó con la madre y la respuesta fue ” ya… es que le encanta tirar arena…”
  • Y muchas veces, a las quejas de los profesores o de otros adultos, los padres responden “díselo tú.” ¿Cómo? ¿Perdona? ¿Quién es el padre/madre? ¿Quién tiene la responsabilidad de educar a los hijos?

¿Qué está pasando? ¿Los padres de hoy en día son cada vez más blandos y cada vez cuesta más decir la temida palabra “no”? Si es así, ¿cómo está afectando esto en el comportamiento de nuestros hijos, en el comportamiento con otros niños y con los profesores?

Esto es sólo una opinión personal, me gustaría saber si vosotras también habéis observado esto. No estoy a favor de la vieja escuela donde la disciplina se imponía a base de golpes de regla; pero creo que tiene que existir ese punto intermedio donde los hijos no ven a sus padres como iguales y que sepan hasta dónde pueden llegar.

Justamente hace un par de días tuve una gran pataleta con mi hijo pequeño porque le dije que no a un bocadillo de Nocilla y no se lo tomó muy bien. Pero ¿si no lo entiende con 3 años, lo entenderá con 14? Cuándo sea adolescente ¿tendremos pataletas por un bocata de Nocilla?

La receta de la semana: Tarta de manzana

to spend a special day
Os animo a hacer esta sencillísima y deliciosa tarta de manzana. La hice este fin de semana para llevar como postre a casa de unos amigos ¡y nos la terminamos entre cuatro en un pis pás!Es ligera, ideal como postre o merienda.
Ingredientes:
1 rollo de masa brisa con levadura
1 huevo batido
2 ó 3 manzanas golden
Mantequilla
Azúcar
3 hojas de gelatina neutra
1/4 l. de agua

Preparación:
Extiende la masa y córtala en forma rectangular. Pincha en el centro con un tenedor.
Pela y descorazona las manzanas y córtalas en rodajas finas. Coloca en el centro.
Pon pequeñas porciones de mantequilla entre las rodajas de manzana y echa algo de azúcar por encima.
Pinta los bordes con el huevo batido.
Hornea durante 20-25 minutos en horno precalentado a 180º.
Mientras tanto prepara la gelatina neutra como indica en el envase. Yo puse 3 hojas a remojo en un plato con agua fría durante 10 minutos y calenté 1/4 l. de agua. Escurrí la gelatina y la eché en el agua caliente y removí hasta la completa disolución (unos 5 minutos).
Cuando la gelatina esté templada y empiece a espesar, verter por encima de las manzanas.

#quieroserembajador de Bugaboo

#quieroserembajador #atodocolor de la nueva propuesta de Bugaboo que se está llevando a cabo a través de @madresfera. En @MINIBU he creado este moodboard a través de Canva, una herramienta genial a la hora de realizar diseños gráficos para redes sociales.

50

 

Me gusta Bugaboo Buffalo porque es un cochecito todoterreno, ideal para padres y bebés aventureros. Me he inspirado en un día de playa, aprovechando el precioso día que tenemos por aquí. Me imagino en un paseo por la playa, escuchando el sonido de las olas, con un cochecito Bugaboo y disfrutando de la máxima suavidad para el bebé. Un cochecito ideal para la playa, la montaña y la ciudad.

Podeís seguir a Bugaboo y su nueva propuesta de colores en su perfil de Facebook.

Feliz Año

¡Menudo parón he hecho! Me he tomado la libertad de unas pequeñas vacaciones porque he estado bastante agobiada con algunos temas personales que me han absorbido mucho tiempo, pero Minibú vuelve! ¡Y cargado de muchas ideas súper chulas!

El 31 de diciembre Edgar cumplió 3 años y os enseñaré el pastel piñata que hicimos para celebrarlo. A los niños les encantó y es muy fácil de hacer. Será mi próximo post.

Hace 2 meses que empecé a correr, ya os iré contando mis progresos. Por ahora salgo a correr al aire libre 3 veces por semana, hago unos 30 Km semanales y me siento genial. Tenía ganas de encontrar el momento, y he tenido que sacrificar la hora de la comida en casita por un bocata de camino a casa… pero el feeling que se te queda después del ejercicio (y que dura toda la tarde) no tiene precio. 15 Steps to Becoming a Runner -by Leta Shy   ;   Posted on 1/7/14

Aprovecho para desearon un feliz, muy feliz, 2014!!!

 

Taller de Teatro Musical: Dinàmic Crescendo

Poster-Dinamiccrescendo

 

Cuando Carme nos explicó su proyecto casi salto de alegría ¡un taller de teatro musical para niños! Ideal para mis pequeños artistas.

El taller “Dinàmic Crescendo” se realizará sábados y domingos por la mañana en Rubi (Barcelona), durante 4 fines de semana, del 23/24 de noviembre al 14/15 de diciembre. Los niños aprenderán las reglas básicas del musical y a “final de curso” (en Navidad), interpretarán un cuento.

Este taller está pensado para que los niños trabajen su forma de comunicación y expresión, su autoestima, confianza, aceptación de su propia imagen y su propia voz… A través de talleres de este tipo los niños aprenden el valor del trabajo en equipo, la toma de decisiones en grupo, la capacidad de escuchar a los demás…  Los beneficios son innumerables.

Los beneficios que más me gustan de este tipo de talleres es que no los encuentras fácilmente a la vuelta de la esquina. Es una oportunidad para conocer una forma de arte diferente y para desarrollar y aprender a trabajar la creatividad y la imaginación. Además, este taller cuenta con 4 profesionales como la copa de un pino:

Isa Mateu y Sònia Guimerà: Interpretación

Virginia Martínez: Canto

Ceci Montanyà: Danza

¿Veis qué súper taller nos está esperando? No dejéis escapar esta oportunidad, Dinàmic Crescendo ¡Corred a inscribiros, empieza pasado mañana!

(Ah! ¡Es sólo para niños!)

 

Pastelitos de la luna

Hoy os voy a contar una leyenda china porque me han regalado dos pastelitos de la Luna y me ha parecido una leyenda curiosa y bonita.

Los pastelitos de la Luna, o mooncakes, son una delicia china que se toma el 15º día del octavo mes lunar, para celebrar el “Festival del Medio Otoño”, una de las celebraciones más importantes chinas, en las que se contempla y adora a la Luna. Este año se celebró el 19 de septiembre.

El pastelito es bastante denso. Los que me regalaron eran de pasta de semillas de flor de loto y de azufaifo. No encuentro palabras para describir los sabores… El de azufaifo era un poco agrio.

Este festival está relacionado con la leyenda de la diosa Chang E, la diosa de la inmortalidad.

File:The Moon Goddess of Chang'e (Shi Yu).jpg

Cuenta la leyenda que Chang E era la esposa de Yi, un arquero genial. Yi, quería vivir eternamente junto a Chang E de quien estaba profundamente enamorado y fue a visitar a la diosa del cielo, quien le regaló el elixir de la vida eterna. La diosa advirtió a Yi que le daba suficiente cantidad para que dos personas fueran inmortales pero que si una sola persona lo bebía todo, esa persona volaría hasta el cielo y se convertiría en un dios.

En cuanto regresó a casa, Yi le dio el elixir a Chang E para que lo guardara sin explicarle las advertencias de la diosa. Aprovechando que Yi no estaba en la casa, Peng Meng, un alumno de Yi, quiso hacerse con el elixir. Chang E se sintió incapaz de luchar contra Peng Meng y para que el brebaje no llegara a sus manos, se lo bebió todo de un trago. Al momento notó como su cuerpo se hacía cada vez más ligero y voló hacia el cielo. Deseosa de estar lo más cerca posible de la Tierra, paró en la Luna.

Chang E sugirió una vez a Yi: “Generalmente no se me permite regresar a tu lado. Sin embargo, en la noche de luna llena puedes preparar con harina una torta con forma de luna, la pones en el rincón noroeste de la habitación y gritas continuamente mi nombre. De esta forma, a media noche, seré capaz de volver a casa”. Efectivamente, después que Yi hizo todos los preparativos, vio a su esposa bajar de la luna para reunirse con él. Este es el origen de los pastelitos de la Luna en la leyenda. La tradición de celebrar la Fiesta del Medio Otoño refleja la aspiración de los chinos por la vida feliz y la familia unida.

A Chang E, la diosa de la luna, se la representa con mangas largas y un conejo blanco.

Fiesta de cumpleaños Hello Kitty

¡Ayer mi hija cumplió 5 añitos! Parece que fue ayer el día que nació… y han pasado 5 años en realidad. 5 años en los que hemos compartido muchísimas emociones juntas: la primera, la noche en que nació y me la entregaban. La primera vez que dijo mamá, el primer gateo, el primer pasito, el primer día de guardería, el triunfo del primer día sin pañal, el nacimiento de un hermanito pequeño, el cambio al cole de mayores… y alguna pequeña frustración más… Teníamos muchas ganas de celebrar estos 5 años juntas de alguna forma especial con sus amigos del cole.

Hace cosa de un mes ya empezaba a pensar qué tipo de fiesta sería, qué tema trataría, pasteles, ideas… En ese momento estábamos en Francia, pasando el verano, y mi hija se había aficionado a una revista infantil francesa que se llama Hello Kitty Magazine. ¡Le encantaba! Es una revista de juegos, pasatiempos, dibujos para colorear… todo de Hello Kitty. Y quiso también otra revista para su mejor amiga. Y en ese momento quedó oficialmente establecido que el cumpleaños trataría sobre Hello Kitty.

Hello Kitty

La mesa fue algo muy sencillo de hacer. Compré una caja de pomperos para hacer burbujas de jabón (¡a los niños les chiflan!) Hice unos cuantos bocadillos de crema de chocolate, de chorizo y de queso. Botellitas de leche vintage rellenas de batido de chocolate, cookies de pepitas de chocolate, galletas de chocolate suecas, cupcakes de vainilla y pastel Hello Kitty de vainilla.

El mantel de cuadritos vichy es de Party Fiesta y las servilletas también de cuadritos vichy rosa son de Ikea.

Las bebidas creo que son las más comunes: zumo de piña, refresco de té verde, batido de chocolate y, por supuesto, agua.

Para darle un toque Kitty, hice unos lacitos de cartulina rosa que pegué con washi tape a las pajitas, que eran estilo vintage, de papel con rayas rosas.

Pajitas

También hice estas decoraciones para cupcakes, que pegué a un palillo.

Cupcakes

La piñata Hello Kitty, tampoco podía faltar. La compré en Party Fiesta.

Piñata Hello Kitty

Piñata Hello Kitty

 

Es una piñata preciosa, de flequillitos de papel de seda, y trabajada por ambos lados. Estuvimos encantados con la piñata y con todas las chuches que cayeron de ella.

Hicimos el cumple en un parque muy grande que tenemos cerca de casa, rodeados de oliveras, como veis en las fotos. Hay una tirolina, que es el centro principal de diversión, y un par de juegos tradicionales, hechos con troncos también.

Tirolina

Tirolina

 

En otra ocasión os cuento la receta del pastel Hello Kitty de vainilla.

Extraescolares: el inglés

Ya estamos a punto de volver al cole, y con el cole vuelven las famosas clases extraescolares… En mi zona (y creo que en la mayoría) hay una obsesión por apuntar a los niños a clases de inglés. Así que el post de hoy va sobre eso: el inglés.

Para los que me conocéis un poquito ya sabéis que soy licenciada en Filología inglesa, tengo el título de Certificado de Aptitud Pedagógica y de profesor de español como lengua extranjera y tengo un Posgrado en comunicación.   Además del castellano y el catalán, hablo inglés, alemán, italiano, francés, y tengo nociones de sueco (necesito el diccionario, pero más o menos nos entendemos). He trabajado 10 años como profesora de inglés (a niños entre 4 y 7 años) y a adolescentes. También he trabajado como profesora particular dando clases de inglés y de español para extranjeros. Sé de qué estoy hablando cuando comparto con vosotros estas reflexiones.

flag

Cada vez más, veo niños de 2 y 3 años que van a la academia a aprender inglés. Creo que el motivo es ofrecerles el dominio de un idioma que los padres no conocen y que supondría una oportunidad mejor para que sus hijos puedan comunicarse con personas de otros países, en un mundo cada vez más global, con el inglés como idioma dominante.

Está claro que aprender idiomas a una edad temprana puede ser muy beneficioso para los niños. Está demostrado que al aprender nuevos idiomas desarrollan su competencia lingüística, asimilan mejor todas las lenguas (incluida la materna) y conocen otras culturas y modos de pensar que pueden ayudar en su desarrollo general. De hecho, todos los niños pueden aprender dos y tres idiomas fácilmente, desde pequeñitos.

Un niño puede aprender inglés de forma natural cuando el padre, la madre o la canguro (durante varias horas al día) hablan en inglés, si vive en un país anglófono durante un par de años o más,  o si asiste a un colegio inglés (donde la mayor parte de las asignaturas son en inglés).

En cambio, un niño progresa muy despacito si sólo recibe una o dos clases de inglés por semana.

La Universitat de Barcelona (creo que fue en 2008) valoró el nivel de inglés alcanzado en niños que habían iniciado las clases a los ocho años y en niños que habían empezado a los once años. El resultado fue que los de once años tenían un nivel más alto tanto en escritura como en conversación. La directora del estudio concluyó que “en condiciones de inmersión los niños pequeños son como las esponjas, que absorben la lengua a su alrededor. Pero en condiciones de aprendizaje escolar su contacto con la lengua es tan reducido que no pueden absorberla”.

Toddler's Pride and Prejudice counting book..."One English village; two rich gentlemen—Mr. Bingley and Mr. Darcy; three houses—Longbourn, Netherfield, and Pemberly…"

Lo siento, pero tengo que decirlo: las clases semanales de inglés en P3 y las que tanto publicitan las academias no son el método adecuado para aprender inglés. Para que tu niño de 3, 4 ó 5 años aprenda inglés, tiene que vivirlo como una lengua más, tiene que sentirse inmerso en ella; y eso se realiza a diario y no sólo 2 horas por semana. Por supuesto, no veo ningún problema en que los niños pequeños hagan inglés  mientras se estén divirtiendo y estén jugando… y mientras esas clases sean un complemento más para el aprendizaje de idiomas en su rutina diaria (por ejemplo, mis hijos ven los dibujos animados en inglés).

Pero si no van a ser divertidas, prefiero que los niños aprovechen sus altas capacidades de aprendizaje para jugar (porque jugando también se aprende mucho) y para desarrollar su creatividad. Los niños aprenden a expresarse y a comunicarse, incluso a crear su propia personalidad, a través de la creatividad: el juego, las manualidades, la música, los cuentos…

Muchas pensáis que esta es mi forma de ver las cosas porque soy yo una madre privilegiada, con un buen nivel de inglés y puedo hablarles a mis hijos en inglés sin inmutarme, sin dudar, sin ayuda del diccionario. Pero no es así, pienso así porque he sido profesora de inglés durante muchos años, porque he estudiado el aprendizaje de idiomas a fondo y he visto y comprobado la realidad.

Para los que no conocéis tanto el idioma, animaos a bailar y cantar canciones infantiles con vuestros hijos en inglés (en youtube las tenéis incluso con la letra escrita), comprad cuentos en inglés y aprended con vuestros hijos mientras se los leéis. Un idioma se aprende hablando y hablando mucho, y metiendo la pata muchas y muchas veces.

Lo importante es que vuestros hijos entiendan que el inglés es otra lengua más, natural, que sus padres pueden o no conocer, y que ellos pueden aprender. Me parece perfecto que los niños de 4 años vayan a la academia a aprender inglés, siempre que esa clase se complemente a diario en casa de alguna manera. De otra forma todo lo que haya aprendido en la academia con 4 años, volverá a estudiarlo más adelante, con 6 ó 7 años, porque se habrá olvidado, o porque nunca lo aprendió.

Y después del rollo, disfrutad de estas canciones con vuestros niños, a los míos les encantan: