Cómo hacer un dragón de cartón piedra

Esta manualidad es increíble. Lleva unas cuantas horas de trabajo pero el resultado es espectacular. Nos inspiramos (copiamos) la misma cabeza que un amiguito del cole había hecho para el día de Carnaval, y aprovecho para darle las gracias por esta magnífica idea y por el súper tutorial que nos pasó para poderlo hacer (copiar).

2016-03-022

Reconozco que me costó decidirme porque sé el trabajo que requiere hacer una cabeza de cartón piedra, pero aprovechamos una semana de gripe para ir haciéndolo durante los ratitos sin fiebre. Para los niños ha sido una motivación muy grande, y ahora decora la habitación de E. Os los recomiendo mucho, no sólo por las horas de dedicación plena si no por la satisfacción al terminarlo.

 

Materiales:

Un globo

Una caja de galletas

Dos conos hechos con cartulina y cartulina extra para las escamas de la cabeza

Papel de periódico o de cocina

Celo

Agua

Cola blanca

Pinturas y pinceles

Una caja de zapatos para utilizarla como soporte.

Papel de seda para hacer el fuego (colores amarillo, naranja y rojo)

 

Tutorial:

 

Primero corta el papel de cocina o de periódico en cuadraditos o tiras pequeñas.

Prepara un bol con la misma cantidad de agua y de cola blanca y mezcla bien.

Infla el globo hasta que sea del tamaño de la cabeza de tu hijo. Ponlo en la caja de zapatos.

Ahora ya puedes empezar a ir pegando los trocitos de papel al globo con ayuda de un pincel. No hace falta que cubras la parte posterior del globo, porque allí dejaremos un agujero para meter la cabeza.2016-03-003

Puedes hacer dos churritos de papel con cola y colocarlas a los lados para hacer de ojos.

Pega con celo los dos conos de cartulina a los lados, y haz triángulos de cartulina a modo de escamas en el centro de la cabeza.

La caja de galletas será el morro. Por un lado pégala al globo con celo, por el otro corta dos triángulos en los extremos formando la boca. Haz bolitas de papel que pegarás encima de la caja. Y pega también tiritas de papel. Tiene que quedarte algo así:

2016-03-005

Sigue  añadiendo capas  de tiritas de papel, cubriendo también los churritos de los ojos, los conos, los triángulos y la caja de galletas. Haz cuatro capas de tiritas de papel pegadas con cola. Es la parte más dura de trabajo, a nosotros nos llevó 3 mañanas entre pegar las 4 capas de tiritas de papel y esperar a que se secaran.  Como es bastante grande, verás que el trabajar apoyándote dentro de la caja de zapatos va bastante bien porque no lo pringas todo y se va secando sin desmontarse. Mi globo se rompió solo, luego sólo recorte un poco el borde para que el acabado fuera más mono, sin picos de papel.

2016-03-04 10.20.34

Una vez seca, pintarla es un momento. Haz un par de agujeritos en los ojos con la punta de las tijeras y pega las tiras de papel de seda con cola blanca dentro de la boca. Si haces bastantes capas de papel con cola y agua, queda bastante firme y dura, aunque hay que tener cuidado porque puede romperse con un golpe.

E. es bastante brutote al respecto, pero la dedicación que ha puesto para tenerla, las horas que ha pasado pincel en mano, valen mucho más y la cuida mucho. ¿Me enseñaréis vuestras creaciones?

2016-03-022 2016-03-021

 

DIY La Vieja Cuaresma

En este blog ya os había hablado anteriormente de Don Carnal y la Vieja Cuaresma, aquí tenéis el enlace. La Vieja Cuaresma es un personaje tradicional, que incluso tiene su propio gigante en Baleares como mínimo, donde se llama S’Àvia Corema. Es un personaje único, ya que representa todo lo contrario a la fiesta:

Primera sortida de s'Àvia Corema, cap a sa plaça del Carme a que li llevin es primer peu.

Cortarle las piernas a la Vieja Cuaresma es una forma divertida de contar las semanas que quedan hasta Pascua. En Reus, el Regidor de Cultura le sierra la primera pierna a plena luz del día:

En casa hemos hecho un dibujo de una señora realmente fea pero con 7 piernas muy estilosas, con zapatos de tacón y medias de colores.  Le falta una esquina y surgió una discusión sobre si hay que pintar las medias transparentes o no. Al final se quedó así.

El año que viene me parece que la haremos con un tubo de papel higiénico, poque así cada niño puede arrancarle su propia patita.

doña Cuaresma

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para las mañosas que sabéis coser, este kit de The Hobby Maker es precioso:

Enrollada, como muestra Gloria Fort, también es una buena opción para hacerlo con niños:

QUARESMA

Y también me ha gustado mucho esta fofucha de Manualidades MMC:

fofucha.jpg

 

DIY diorama de waterpolo

Este año el tema transversal de la escuela son las Olimpíadas y los deportes. Así que cada clase tiene el nombre de un deporte o de algún elemento relacionado con un deporte en concreto. E. va a la clase del waterpolo.

IMG-20160213-WA0023

Este deporte era prácticamente desconocido para él y desde principio de curso ha mostrado mucha curiosidad y ganas de saber más, ver partidos, y claro que sí… hacer un diorama. Nos gusta mucho recrear pequeñas escenas de papel dentro de cajas de zapatos. Son manualidades sencillas de hacer, que nos entretienen y con resultados muy vistosos.

Para hacer este diorama de waterpolo hemos utilizado:

1 caja de zapatos

Témpera azul (agua y pincel)

1 cartulina azul (tamaño DIN A-4)

Papel blanco y cartulina

Un trocito de hilo

Cutter

1 botón

Celo o washi tape

Tijeras y cola blanca

Colores y rotulador negro

Hemos empezado dibujando los jugadores en posiciones diferentes en el papel y un balón. Los hemos repasado con un rotulador negro y los hemos pintado. Los porteros llevan el gorro rojo, y los equipos de blanco y azul. Después hemos pegado la hoja de papel sobre una cartulina. Mientras se secaba la cola, hemos pintado el fondo de la caja con la témpera azul.

He dibujado unas ondas de agua en la cartulina azul, cortando dos bandas de agua, que he pegado en el interior de la caja con un poco de washi tape. Mientras E. recortaba los muñecos, yo he hecho un corte en la parte superior de la caja con el cutter. He pasado un hilo por los agujeros del botón y he pegado el otro extremo del hilo a la parte de atrás del balón. De esta forma, el balón puede desplazarse por la piscina y añadimos movimiento y diversión a nuestro diorama.

Después hemos ido pegando los jugadores con un poco de washi tape azul por diferentes zonas de nuestras bandas de agua y las paredes del diorama.

La receta de la semana: Socca

Una vez hayas probado la socca, ya no podrás vivir sin ella. La socca es una especie de crêpe hecha con harinza de garbanzos, típica de Génova, en Italia se llama “farinata”, “torta di ceci” o “cecina”. Es muy popular en toda la  Liguria, desde Niza hasta Pisa. Además, es apta para celíacos.

IMG_1037

Ingredientes:

2 huevos

250 gr. de harina de garbanzos

1 cucharada de aceite

1 pizca de sal

1 vuelta de molinillo de pimienta

2 tazas de agua

unas hojitas de romero (opcional)

Bate los huevos, añade la sal, la pimienta. el romero, y la harina. Añade el agua poco a poco mientras bates para que quede una textura similar a las crepes.

Deja reposar 30 minutos.

Unta una sartén con aceite, echa un poco de la mezcla y déjalo dorar unos 5 minutos aproximadamente. Cuando esté lista, da la vuelta con ayuda de un plato y dora el otro lado.

Añade unas escamas de sal sin refinar. Es buenísima con unos tomates cherries o unas pequeñas anchoas.

Espero que os guste.

 

 

Va de libros… y niños y niñas a quienes no les gusta leer

A mi hijo no le gusta leerLeer es importante, pero tú ya sabes eso y por eso estás leyendo este post. ¿Qué puedes hacer si a tu hijo o hija no le gusta leer? ¿qué pasa cuándo se pone a llorar y se enfada contigo cuando quieres disfrutar de una lectura conjunta o le recomiendas que lea un ratito? Os paso unos cuantos truquillos que os pueden ayudar.  Y tened esto en mente:

NO EXISTEN NIÑOS QUE ODIEN LEER.

HAY NIÑOS A QUIENES LES ENCANTA LEER Y HAY NIÑOS QUE NO ESTÁN LEYENDO LOS LIBROS ADECUADOS.

Qué hacer si a tu hijo no le gusta leer:

  1. Hazle cosquillas. Por cada página que lea en voz alta él solito, tendrá una sesión de cosquillas. Pueden ser  muy productivos…
  2. Visita la biblioteca una vez al mes. Haz que pueda sacarse su propio carnet. Él escogerá el libro que quiera, sin juicios ni sugerencias. Y deja que lo lea cuándo y dónde él quiera. Total libertad.
  3. Que te vean leer – revistas, libros, artículos… – lee delante de ellos.
  4. Celebrad una “fiesta de lectura nocturna”. Ese día se deja todo y todos leemos: por turnos, de pie, acostado, de dos en dos… no importa mientras participe toda la familia.
  5. Deja que se vayan a dormir un poco más tarde, pero sólo si están leyendo. A mi hija de 7 años le encanta leer y ella puede quedarse despierta media hora más que su hermano mientras lee un libro.
  6. Para los que empiezan a leer, es muy útil tener etiquetadas cosas por la casa.
  7. Lee libros a tus hijos, y después deja que ellos te los lean a ti. Esto ayuda a su comprensión, fluidez y reconocimiento de las palabras.
  8. No corrijas todos los fallos que haga… o bajarás su confianza y su fluidez. Al terminar de leer la frase se dará cuenta de que algo no encaja.
  9. Si tu hijo falla más de una palabra por frase es porque el libro es muy difícil para él. Prueba con otro.
  10. Hazle una revisión de la vista. Algunos niños no quieren leer porque tienen algún tipo de problema.
  11. Prueba leer en equipo. Cuando mi hija empezaba a leer, leíamos una página cada una y eso le motivaba mucho.
  12. Escribíos cartas. Los primos y los abuelos también pueden participar. Recibir una carta y leerla es una gran motivación para los nuevos lectores.
  13. Deja que haga  una lista de los libros que lee y dale una recompensa cuando haya leído unos cuantos.
  14. Está bien que lean en silencio porque se cansan menos, pero es importante que lean en voz alta para asegurarte de que no fallan en demasiadas palabras y que saben parar adecuamente en los puntos y las comas.
  15. Fíjate qué tipo de libros le gustan más y céntrate en ofrecerle esos. A medida que el gusto por la lectura vaya creciendo ya podrás ir refinando el tipo de libros que lee.

 

Pintamos con sal y acuarelas

Ayer pasamos una tarde muy divertida con este proyecto que copio de Busy Mommy Media:

salt painting

 

Necesitamos:

cartulina negra

una bandeja de horno (para no ensuciar todo el piso)

sal de cocina

cola blanca

acuarelas

 

Pon la cartulina negra en la bandeja. Cualquier otro color va bien, pero el negro hace resaltar más los colores de la cartulina. Haz tu dibujo con pegamento, o primero con un lápiz sin apretar mucho y luego le echas pegamento. Cuanto más gordito mejor.

Ahora echa abundante sal antes de que se seque. Tira el exceso de sal… y ya puedes pintar con las acuarelas.

utiliza bastante agua y no apretes mucho con el pincel para no mezclar la sal por todo el dibujo.

Espera a que se seque completamente y ya habrás acabado.

Los colores se mezclan entre ellos y la sal le da un brillo especial y muy bonito.

 

Elimina los malos olores con extracto de vainilla

 Un truquillo para que tu casa huela la mar de bien y que elimina todos esos olores que a veces se acumulan en una casa por la humedad o la poca ventilación, sobre todo en invierno.

Echa dos tapones de extracto de vainilla en una taza de café y ponlo en el horno a 140ºC durante una hora. En 20 minutos tu casa olerá estupendamente.

 

 

Regalos de Navidad con valor

Me habéis escrito muchos preguntándome sobre qué regalar a los niños en Navidad y la cantidad. Desde un punto de vista educativo puedo deciros que demasiados regalos no es nada bueno para los niños. No es beneficioso para un niño de 4 años pasarse una hora abriendo regalos, cuya única intención es la de rellenar el árbol de Navidad. Sé de un niño que después de abrir unos cuantos regalos pidió a su abuela no abrir más regalos para poder jugar, porque el primero que había abierto ya le había gustado mucho y no podía esperar más…

No me mal interpretéis, abrir regalos es bueno, recibir juguetes buenísimo… pero demasiados no es nada bueno. Si tu intención es que tus hijos no crezcan en la avaricia, el egoísmo, ni en el materialismo, es importante trabajar este tema en estas fechas tan importantes para ellos. Hay niños que esperan regalos en todas las fechas del año: no sólo cumpleaños, si no también santos, San Valentines, Pascuas… siempre esperando grandes regalos materiales, donde una tarjeta hecha a mano no tiene valor para ellos.

Os voy a dar dos ejemplos que he vivido este año y que me han marcado mucho. Fuimos a la fiesta de cumpleaños de una amiga de A. Le habíamos comprado el regalo a través de internet y no llegó a tiempo para la fiesta. Después de soplar las velas no teníamos el gran regalo que todos esperábamos, pero la niña dijo “No me importa. Tengo a todas mis amigas en casa y nos lo estamos pasando pipa.” Para ella, esa experiencia era lo mejor.

A los tres meses fuimos a la fiesta de cumpleaños de otro niño y lo primero que nos dijo fue “¿Dónde está mi regalo? No podéis venir a mi fiesta sin un regalo”. Esto me hizo reflexionar mucho. ¿Cómo me gustaría que reaccionaran mis hijos? ¿Cómo quiero que crezcan y qué valores les ofrezco? En esta época de sus vidas, esta enseñanza se la tenemos que ofrecer los padres. No podemos esperar que los maestros de escuela les enseñen unos valores que deben aprender en casa.

Aquí os paso algunas ideas sobre qué regalar a los  niños que no se tratan tan sólo de juguetes  y que además les van a encantar:

  1. Clases: Clases de danza, de equitación, arte… las clases son una forma excelente de apoyar a tus hijos en los temas que les interesan y de mostrarles que te interesas por ellos.
  2. Tarjetas de afiliación: zoo, parques de atracciones, museos… ¡Este regalo es incluso ideal para toda la familia! De esta manera contribuyes a que la familia pueda visitar más a menudo su museo favorito o el zoo a lo largo de todo el año.
  3. Suscripciones: a los niños les encanta recibir correo. ¿Por qué no potenciar la lectura con una revista que a ellos les encante leer?
  4. Eventos: entradas para el cine, conciertos, ballet, musicales, deportes. Tener un evento planeado es genial, no?
  5. Libros de recetas e ingredientes: A los niños les encanta cocinar con sus padres. Una receta, los ingredientes necesarios, o ese molde especial… es un regalo perfecto para pasar tiempo con tus hijos y aprender habilidades y aumentar su autoestima.
  6. ¡Taller Manualidades! A mis hijos les encanta. Ir a un taller de manualidades o de cocina creativa para niños es uno de sus regalos favoritos. Un libro de manualidades o  una cesta con todo el material para hacer ese proyecto especial también servirá.
  7. Bote de cupones: Este es uno de mis regalos favoritos. Llena un bote con “tickets” donde has escrito diferentes regalos y que ellos pueden gastar en cualquier momento del año: comida en un restaurante, cine con palomitas, alquiler de una peli, jugar a las cartas, ir a un partido de fútbol… este es un regalo verdaderamente especial que les va a encantar.
  8. Tarjeta regalo para el restaurante: o heladería, pizzería, hamburguesería… deja que inviten a quien quieran, ya sea un amigo, un abuelo, o a su mamá… deja que disfruten.
  9. Ropa, disfraces o complementos: Como celebramos carnaval en febrero, esto es un regalo bastante común en Navidad. A muchos niños les encanta disfrazarse, pintarse la cara… este es un regalo que les trae muchas horas de diversión y autoestima. Esta categoría abarca desde ropa de uso diario, a ropa de vestir, interior, ropa deportiva, o alguna cosita especial como un sombrero de cowboy, guantes de jardinería si les gusta “trabajar en el jardín”, ropa de montaña para los que os gusta hacer senderismo juntos. O una pelota de fútbol.
  10. Libros: Nosotros leemos muchos libros de la biblioteca. Pero hay algunos que no están allí o que cuesta mucho conseguir. Regala un libro en Navidad.

Los Reyes Magos fueron 3, sólo ofrecieron 3 regalos… incienso, oro y mirra. Regala las 3 cosas que tu hijo va a poder disfrutar a lo largo del año, que sean de calidad para ayudarles a crecer de forma responsable e íntegra. No quieras suplir con regalos algo que sólo tú puedes darle: tu tiempo, tu atención y tu amor.

60 experimentos científicos día #60: Pomodori secchi

Aunque sea el último experimento de nuestro reto, fue uno de los más bonitos porque nos acerca a las tradiciones de nuestra cultura, a la forma de vida “de antes” y a nuestra cultura culinaria. Esta vez, secaremos alimentos aprovechando el sol tan maravilloso que tenemos en verano, y además, podremos guardarlo para disfrutar de nuestra comida en invierno.

Los tomates secos son parte de la dieta mediterránea, muy presentes en la cocina italiana, pero como a mí me encanta el tomate también están muy presentes en mi casa.

Para hacerlos necesitas cortar tomates por la mitad, echarles un poco de sal por encima, y ponerlos al exterior en un lugar donde les dé mucho el sol (sobre todo al mediodía cuando pega más fuerte) y que puedas quitarlos en caso de lluvia.

Antes (y ahora también) se utilizaban cañizos donde poner los tomates:

Puedes usar uno de éstos. Y si no tienes espacio, puedes colocarlos encima de una raqueta de tenis y taparlos con tela mosquitera para protegerlos de los insectos. Déjalos “tomar el sol” hasta que estén completamente secos. Después podrás guardarlos en un bote tal cual (pero tendrás que hidratarlos antes de cocinarlos) o bien puedes guardarlos en esta conserva en aceite que los mantiene hidratados.  Ideales para ensaladas, pasta, pescado, carnes…

Al poner la fruta al sol, el agua que contiene se va evaporando. La ausencia de agua impide que se creen microorganismos que puedan estropear las frutas; además, al secarse, también se va endureciendo la capa exterior y eso también impide la penetración de los microorganismos. La sal tmabién ayuda al secado de alimentos porque aborbe la humedad. Si os habéis fijado, al deshidratarse, el peso y el volumen se reducen significativamene, por lo que es más fácil conservarlos en botes para poderlos disfrutar a lo largo del año.

En lugar de tomates puedes hacerlo con higos, tiras de melocotón, o probar con las frutas que más te gusten.

Espero que también experimentéis en vuestras casas con alguna de estas 60 actividades que os he propuesto.

Reto 60 experimentos científicos día #59: Piruletas de cristales de azúcar

Desde luego éste ha sido uno de los mejores experimentos que hemos hecho.

Necesitas un vaso de agua, 3 vasos de azúcar y colorante alimentario. También palitos para hacer las piruletas y vasos de cristal.

Primero ponemos a fuego medio el agua y el azúcar. Cuando hierva, retira del fuego y añade unas gotas de colorante. Puedes echar también sabores, pero no es necesario. Puedes utilizar extracto de limón, de cereza, canela…

Prepara un bote o un vaso grande de cristal para crear los cristales de azúcar. Pon en el medio el palito de piruleta de forma que no toque los lados del vaso ni el fondo (átalo con una cuerdecita a una cuchara que pondrás de forma horizontal sobre el bote. Vierte la solución dentro y tapa con papel de cocina par evitar la evaporación. Puede tardar un día o dos en formarse los cristales. Quita los cristales que se van formando arriba del todo.

Para quitar los cristales que se formarn a los lados o abajo, prepara otro bote, cambias el palito de bote, y viertes la solución en el bote nuevo. Cuando estés contento con el tamaño de tus cristales de azúcar, ya puedes dejarlo secar.

Al disolver tanto azúcar en un vaso de agua, se crea una solución sobresaturada, que quiere decir que hay más partículas de soluto (azúcar) de las que el disolvente (agua) puede absorber. Al calentar el agua, el azúcar se mantiene más tiempo disperso por el agua antes de caer hacia el fondo. Y al introducir el palo y dejar que se seque, se crea un punto donde el azúcar comienza a cristalizarse, y a medida que el agua evapora y el azúcar se seca, los cristales se van amontonándose, formando las piedras de azúcar de la piruleta.