Elimina los malos olores con extracto de vainilla

 Un truquillo para que tu casa huela la mar de bien y que elimina todos esos olores que a veces se acumulan en una casa por la humedad o la poca ventilación, sobre todo en invierno.

Echa dos tapones de extracto de vainilla en una taza de café y ponlo en el horno a 140ºC durante una hora. En 20 minutos tu casa olerá estupendamente.

 

 

Regalos de Navidad con valor

Me habéis escrito muchos preguntándome sobre qué regalar a los niños en Navidad y la cantidad. Desde un punto de vista educativo puedo deciros que demasiados regalos no es nada bueno para los niños. No es beneficioso para un niño de 4 años pasarse una hora abriendo regalos, cuya única intención es la de rellenar el árbol de Navidad. Sé de un niño que después de abrir unos cuantos regalos pidió a su abuela no abrir más regalos para poder jugar, porque el primero que había abierto ya le había gustado mucho y no podía esperar más…

No me mal interpretéis, abrir regalos es bueno, recibir juguetes buenísimo… pero demasiados no es nada bueno. Si tu intención es que tus hijos no crezcan en la avaricia, el egoísmo, ni en el materialismo, es importante trabajar este tema en estas fechas tan importantes para ellos. Hay niños que esperan regalos en todas las fechas del año: no sólo cumpleaños, si no también santos, San Valentines, Pascuas… siempre esperando grandes regalos materiales, donde una tarjeta hecha a mano no tiene valor para ellos.

Os voy a dar dos ejemplos que he vivido este año y que me han marcado mucho. Fuimos a la fiesta de cumpleaños de una amiga de A. Le habíamos comprado el regalo a través de internet y no llegó a tiempo para la fiesta. Después de soplar las velas no teníamos el gran regalo que todos esperábamos, pero la niña dijo “No me importa. Tengo a todas mis amigas en casa y nos lo estamos pasando pipa.” Para ella, esa experiencia era lo mejor.

A los tres meses fuimos a la fiesta de cumpleaños de otro niño y lo primero que nos dijo fue “¿Dónde está mi regalo? No podéis venir a mi fiesta sin un regalo”. Esto me hizo reflexionar mucho. ¿Cómo me gustaría que reaccionaran mis hijos? ¿Cómo quiero que crezcan y qué valores les ofrezco? En esta época de sus vidas, esta enseñanza se la tenemos que ofrecer los padres. No podemos esperar que los maestros de escuela les enseñen unos valores que deben aprender en casa.

Aquí os paso algunas ideas sobre qué regalar a los  niños que no se tratan tan sólo de juguetes  y que además les van a encantar:

  1. Clases: Clases de danza, de equitación, arte… las clases son una forma excelente de apoyar a tus hijos en los temas que les interesan y de mostrarles que te interesas por ellos.
  2. Tarjetas de afiliación: zoo, parques de atracciones, museos… ¡Este regalo es incluso ideal para toda la familia! De esta manera contribuyes a que la familia pueda visitar más a menudo su museo favorito o el zoo a lo largo de todo el año.
  3. Suscripciones: a los niños les encanta recibir correo. ¿Por qué no potenciar la lectura con una revista que a ellos les encante leer?
  4. Eventos: entradas para el cine, conciertos, ballet, musicales, deportes. Tener un evento planeado es genial, no?
  5. Libros de recetas e ingredientes: A los niños les encanta cocinar con sus padres. Una receta, los ingredientes necesarios, o ese molde especial… es un regalo perfecto para pasar tiempo con tus hijos y aprender habilidades y aumentar su autoestima.
  6. ¡Taller Manualidades! A mis hijos les encanta. Ir a un taller de manualidades o de cocina creativa para niños es uno de sus regalos favoritos. Un libro de manualidades o  una cesta con todo el material para hacer ese proyecto especial también servirá.
  7. Bote de cupones: Este es uno de mis regalos favoritos. Llena un bote con “tickets” donde has escrito diferentes regalos y que ellos pueden gastar en cualquier momento del año: comida en un restaurante, cine con palomitas, alquiler de una peli, jugar a las cartas, ir a un partido de fútbol… este es un regalo verdaderamente especial que les va a encantar.
  8. Tarjeta regalo para el restaurante: o heladería, pizzería, hamburguesería… deja que inviten a quien quieran, ya sea un amigo, un abuelo, o a su mamá… deja que disfruten.
  9. Ropa, disfraces o complementos: Como celebramos carnaval en febrero, esto es un regalo bastante común en Navidad. A muchos niños les encanta disfrazarse, pintarse la cara… este es un regalo que les trae muchas horas de diversión y autoestima. Esta categoría abarca desde ropa de uso diario, a ropa de vestir, interior, ropa deportiva, o alguna cosita especial como un sombrero de cowboy, guantes de jardinería si les gusta “trabajar en el jardín”, ropa de montaña para los que os gusta hacer senderismo juntos. O una pelota de fútbol.
  10. Libros: Nosotros leemos muchos libros de la biblioteca. Pero hay algunos que no están allí o que cuesta mucho conseguir. Regala un libro en Navidad.

Los Reyes Magos fueron 3, sólo ofrecieron 3 regalos… incienso, oro y mirra. Regala las 3 cosas que tu hijo va a poder disfrutar a lo largo del año, que sean de calidad para ayudarles a crecer de forma responsable e íntegra. No quieras suplir con regalos algo que sólo tú puedes darle: tu tiempo, tu atención y tu amor.

60 experimentos científicos día #60: Pomodori secchi

Aunque sea el último experimento de nuestro reto, fue uno de los más bonitos porque nos acerca a las tradiciones de nuestra cultura, a la forma de vida “de antes” y a nuestra cultura culinaria. Esta vez, secaremos alimentos aprovechando el sol tan maravilloso que tenemos en verano, y además, podremos guardarlo para disfrutar de nuestra comida en invierno.

Los tomates secos son parte de la dieta mediterránea, muy presentes en la cocina italiana, pero como a mí me encanta el tomate también están muy presentes en mi casa.

Para hacerlos necesitas cortar tomates por la mitad, echarles un poco de sal por encima, y ponerlos al exterior en un lugar donde les dé mucho el sol (sobre todo al mediodía cuando pega más fuerte) y que puedas quitarlos en caso de lluvia.

Antes (y ahora también) se utilizaban cañizos donde poner los tomates:

Puedes usar uno de éstos. Y si no tienes espacio, puedes colocarlos encima de una raqueta de tenis y taparlos con tela mosquitera para protegerlos de los insectos. Déjalos “tomar el sol” hasta que estén completamente secos. Después podrás guardarlos en un bote tal cual (pero tendrás que hidratarlos antes de cocinarlos) o bien puedes guardarlos en esta conserva en aceite que los mantiene hidratados.  Ideales para ensaladas, pasta, pescado, carnes…

Al poner la fruta al sol, el agua que contiene se va evaporando. La ausencia de agua impide que se creen microorganismos que puedan estropear las frutas; además, al secarse, también se va endureciendo la capa exterior y eso también impide la penetración de los microorganismos. La sal tmabién ayuda al secado de alimentos porque aborbe la humedad. Si os habéis fijado, al deshidratarse, el peso y el volumen se reducen significativamene, por lo que es más fácil conservarlos en botes para poderlos disfrutar a lo largo del año.

En lugar de tomates puedes hacerlo con higos, tiras de melocotón, o probar con las frutas que más te gusten.

Espero que también experimentéis en vuestras casas con alguna de estas 60 actividades que os he propuesto.

Reto 60 experimentos científicos día #59: Piruletas de cristales de azúcar

Desde luego éste ha sido uno de los mejores experimentos que hemos hecho.

Necesitas un vaso de agua, 3 vasos de azúcar y colorante alimentario. También palitos para hacer las piruletas y vasos de cristal.

Primero ponemos a fuego medio el agua y el azúcar. Cuando hierva, retira del fuego y añade unas gotas de colorante. Puedes echar también sabores, pero no es necesario. Puedes utilizar extracto de limón, de cereza, canela…

Prepara un bote o un vaso grande de cristal para crear los cristales de azúcar. Pon en el medio el palito de piruleta de forma que no toque los lados del vaso ni el fondo (átalo con una cuerdecita a una cuchara que pondrás de forma horizontal sobre el bote. Vierte la solución dentro y tapa con papel de cocina par evitar la evaporación. Puede tardar un día o dos en formarse los cristales. Quita los cristales que se van formando arriba del todo.

Para quitar los cristales que se formarn a los lados o abajo, prepara otro bote, cambias el palito de bote, y viertes la solución en el bote nuevo. Cuando estés contento con el tamaño de tus cristales de azúcar, ya puedes dejarlo secar.

Al disolver tanto azúcar en un vaso de agua, se crea una solución sobresaturada, que quiere decir que hay más partículas de soluto (azúcar) de las que el disolvente (agua) puede absorber. Al calentar el agua, el azúcar se mantiene más tiempo disperso por el agua antes de caer hacia el fondo. Y al introducir el palo y dejar que se seque, se crea un punto donde el azúcar comienza a cristalizarse, y a medida que el agua evapora y el azúcar se seca, los cristales se van amontonándose, formando las piedras de azúcar de la piruleta.

 

Reto 60 experimentos científicos día #58: Encontramos almidón en los alimentos

Se acerca la Navidad y todavía no he terminado de explicaros los 60 experimentos que hicimos en verano.

Este experimento es muy interesante, ya que nos ayuda a identificar el almidón en los alimentos. Empecé  intentando explicar a mis niños que el almidón es un glúcido presente en la mayoría de vegetales.

Para poder comprobar la presencia del almidón en un alimento se usa la prueba del yodo, que es una reacción química que hace que el alimento se tiña de azul. Esta prueba también indica el grado de madurez del alimento. Cuando los frutos aún están verdes contienen grandes cantidades de almidón pero cuando están maduros, el almidón se ha convertido en azúcar y por lo tanto, ya no se tiñe de azul.

Para hacer este experimento necesitas:

patatas

zanahoria

fideos

pan

plátano

manzana

o los alimentos que deséis probar

alcohol yodado

Coloca una muestra de cada alimento en un platito y vierte unas gotas de alcohol yodado. ¿Qué sucede?

Nuestra zanahoria apenas se tiñó de azul, porque tiene menos cantidad de almidón.

 

Receta de la semana: Muffins de arándanos

Esta receta la mantengo del tiempo que estuve en Estados Unidos. Incluso sigo utilizando la misma bandeja para muffins que me compré en Missouri.

Esta tarde A. y E. tenían muchas ganas de comerlas, así que he preparado una docena. ¡Ahí va mi receta favorita de los muffins más deliciosos del mundo!

 

Ingredientes:

150 gr. de mantequilla cortada en trozos

150 gr. de arándanos (pueden ser congelados)

2 huevos

200 gr. de azúcar

300 gr. de harina

1 pellizco de sal

300 gr. de leche

2 cucharaditas de levadura química

Precalienta el horno a 180ºC

Engrasa una bandeja de muffins y reserva.

Mezcla la mantequilla, los huevos, el azúcar, la harina, la sal, la leche y la levadura con la batidora durante 3 minutos.

 

Vierte la masa en la bandeja de muffins y hornea durante 30 minutos (a 180ºC) o hasta que estén dorados. Deja enfriar los muffins durante 10 minutos antes de desmoldarlos. Puedes comerlos templados o fríos.

Cómo hacer una corona de Navidad con pinzas de la ropa

Corona de Navidad con pinzas de maderaUna corona hecha con pinzas de la ropa es una manualidad muy resultona y también  nos hemos inspirado en ella para hacerle un regalo a la profe de E.

Para hacer la corona verde que tengo colgada en mi casa necesitas

50-60 pinzas para la ropa de madera

Pintura acrílica verde (o témperas)

barniz

Alambre (os recomiendo que utilicéis una percha de alambre y que le vayási dando forma). Yo utlicé un almabre demasiado fino y la corona acaba teniendo una forma demasiado oval.

Cuentas rojas de madera, yo utilicé éstas: 8 mm cuentas de madera redonda rojo 100 unidades

Lazo rojo

Primero pintaremos todas las pinzas en color verde. Cuando estén secas, pasaremos una doble capa de barniz. el barniz tarda un día en secarse. Aunque este paso es opcional, merece la pena porque le da un acabado especial a la manualidad.

Cogemos la pecha o el alambre, y pasamos una pinza (por el agujerito de metal) y una cuenta, así sucesivamente hasta que agotemos las pinzas.

Damos forma a la percha y cerramos en la parte superior. Ya podemos colocar allí nuestro lazo.

Otra versión más sencilla que hemos hecho de la misma corona, para regalar a la profe es esta:

Corona pinzas de madera

Hemos pintado las pinzas de colores diferentes y las hemos barnizado. Después las hemos pegado sobre un aro de cartón dorado. Procura que el cartón sea recio para que quede más firme y no se doble. Yo pegué el lazo abajo y le añadí unas estrellas de madera decoradas con purpurina roja y unas hojas de acebo que hice de crochet.

 

¿Qué os parece?

Os dejo fotografías de otras coronas inspiradoras que he visto por internet: