Bautizo en Vilanova de Prades

Este fin de semana hemos estado de bautizo de nuestro primito más joven, Josep, en Vilanova de Prades (Tarragona). La fiesta ha sido en el camping Serra de Prades, un camping de primera categoría, y os aseguro que ha sido espectacular.

Tengo  que decir que los padres de Josep, Josep Ramon y Lluïsa, son dos personas encantadoras, atentas hasta el último detalle y con muy buen gusto a la hora de organizar eventos. Josep es el tercer hijo de su pequeña-gran familia pero no por eso ha tenido un bautizo menos especial. ¡Nos lo hemos pasado genial primitos!

Para empezar, el tiempo no acompañaba (llovía) pero estaba todo bajo control. La sala donde se celebraba el banquete estaba totalmente decorada con globos azules y blancos.

Los centros de mesa también eran un ramo de globos de helio, que iban atados a unas bolsitas cargadas de las clásicas peladillas de bautizo.

Dentro de la sala había un futbolín, chiquipark, discoteca… incluso ha aparecido una pantalla enorme de vídeo donde hemos visto algunas películas familiares preciosísimas.  Los discursos del padre han sido muy emotivos y tenemos que reconocer que alguna lagrimilla se nos ha escapado.

Los niños han disfrutado como locos con los juguetes de las piñatas, las chuches, el tobogán… pero estos globos con patitas andarines han sido un éxito total. ¡Me lo apunto para mi próxima fiesta! Cada niño tenía un animalito con patitas que podían pasear por la sala porque ¡andaban!

Ha sido un día genial en familia. No hemos salido fuera (aunque con las paredes de cristal hemos disfrutado igualmente de la vista). El camping cuenta con piscina para adultos, para niños, canchas de baloncesto, parque infantil y juvenil…. y una vista a las montañas que es totalmente envidiable.

Hemos terminado con baile. Debo decir que me he emocionado especialmente cuando he visto a mi hijo con una espada DIY por él mismo de Star Wars. La ha hecho con el mango roto de una caña de pescar de juguete y un tubo amarillo fluorescente que ha caído roto de alguna piñata. Iba paseándose por la pista de baile, mostrando su espada y yo pensado “fíjate angelico… ha salido a su madre” -en lo del “hazlo tú mismo” y por La guerra de las galaxias, que aunque él no haya visto las pelis todavía, ya apunta… 🙂

Nos ha encantado el camping, tiene mucho espacio, bungalows de lujo y la diversión está asegurada. Es ideal para pasar un fin de semana en familia y la idea de celebrar una fiesta familiar en sus instalaciones nos ha parecido genial.

La lluvia nos ha obligado a estar dentro de la sala toda la tarde pero son esos raticos en los que disfrutas de toda la familia  a la que no puedes ver tanto como quisieras por la lejanía, la falta de tiempo, los niños… y son esos momentos intensos, hermosos, en los que te das cuenta del valor de pertenecer a una familia, y en los que redescubres que la tuya es única.

Josep, ¡¡¡bienvenido a nuestra familia!!!

Hoy hacemos molinillos de viento

Una de las cosas que más gustan a los niños pequeños son los molinillos de viento. En casa nos encanta hacerlos y los clavamos en una maceta en el balcón. También hacemos molinillos de viento en miniatura que utilizamos para decorar cupcakes y pasteles y otros lo más grande posible para jugar con ellos en el parque.

 

Para hacer vuestro molinillo de viento necesitáis papel de colores (o bien, lo podéis decorar vosotros mismos con sellos de corcho, témperas… ),  tijeras, un lápiz con goma, una aguja de cabeza y este patrón. (Pegamento opcional para asegurar el molinillo en el lápiz).

1. Corta el papel con el que vas a hacer el molinillo por las líneas más gruesas.

2. Corta por las líneas discontinuas, ¡ojo! sin cortar dentro del círculo.

4. Con cuidado haz que los 4 agujeritos se encuentren en el centro, pasa la aguja y clávala en la goma del lápiz. Con las tijeras (o unos alicates si no puedes) corta la punta afilada de la aguja. Puedes poner pegamento para que se quede bien fija.

A continuación unas imágenes donde se muestra bien clarito cómo se hace:

Los molinillos de viento son muy rápidos de hacer y alegran y dan color a cualquier fiesta infantil. También quedan muy bien como detalles en un bautizo o una comunión.