¿Tan sólo dijiste que “no”?

Hace poco, en una conversación con una amiga maestra surgió un tema que me pareció interesante. En los últimos años ha notado que muchos padres buscan ser amigos de sus hijos en lugar de la figura de la autoridad, buscan gustar a sus hijos. Ser coleguita del niño ese más importante que la disciplina, y eso se refleja en la escuela y en el parque. Ejemplos:

  • Una niña fue al cole en sandalias en invierno. Cuando la maestra se lo dijo a la madre la respuesta fue “pero es que no quería ponerse los zapatos. ¿Qué hago?”
  • Un niño tiró arena a la cara a otro niño. La maestra lo comentó con la madre y la respuesta fue ” ya… es que le encanta tirar arena…”
  • Y muchas veces, a las quejas de los profesores o de otros adultos, los padres responden “díselo tú.” ¿Cómo? ¿Perdona? ¿Quién es el padre/madre? ¿Quién tiene la responsabilidad de educar a los hijos?

¿Qué está pasando? ¿Los padres de hoy en día son cada vez más blandos y cada vez cuesta más decir la temida palabra “no”? Si es así, ¿cómo está afectando esto en el comportamiento de nuestros hijos, en el comportamiento con otros niños y con los profesores?

Esto es sólo una opinión personal, me gustaría saber si vosotras también habéis observado esto. No estoy a favor de la vieja escuela donde la disciplina se imponía a base de golpes de regla; pero creo que tiene que existir ese punto intermedio donde los hijos no ven a sus padres como iguales y que sepan hasta dónde pueden llegar.

Justamente hace un par de días tuve una gran pataleta con mi hijo pequeño porque le dije que no a un bocadillo de Nocilla y no se lo tomó muy bien. Pero ¿si no lo entiende con 3 años, lo entenderá con 14? Cuándo sea adolescente ¿tendremos pataletas por un bocata de Nocilla?

Anuncios