Jugamos a tender la ropa

Nuestros niños aprenden por imitación y hacen todo lo que nosotros hacemos (aquello de lo que estamos orgullosos y de lo que no estamos tan orgullosos, también). Por ejemplo, mi hijo de 17 meses es un fanático del aspirador (pasa el aspirador cada día!!), de la escoba y sobre todo de la fregona!! En cuanto llega a casa, va corriendo a la galería para coger el cubo y la fregona, aparta los muebles y “limpia” todos los rincones a fondo. Después pide el aspirador y los trapos para limpiar los cristales de las puertas y los marcos de las puertas… ¿veis que niño más apañado que tengo? 🙂

A mi hija de 3 años, sin embargo, le gusta más hacer pasteles y galletas…

Y el otro día, mientras os enseñaba una forma de decorar las pinzas con washi tape súper fácil, me vino la inspiración para crear este jueguecito que además, es genial para “salir de casa” y tenerlos entretenidos cuando estamos fuera: Un kit de ropa de fieltro!! Para el kit necesitas fieltro de diferentes colores, una cuerda y pinzas para tender la ropa pequeñas (en los chinos).

Corta mini camisetas, vestidos, shorts y pantalones de fieltro y lo guardas en una bolsa junto con las pinzas y la cuerda para cuando salgáis de casa.

El juego básico no puede ser más divertido: atas la cuerda a dos sillas y los niños tienden la ropa. ¡Les chifla!

Si son niños más mayores, puedes dejar que laven la ropa (o aprovechar en el momento del baño) y luego dejas que la tiendan (pon una toalla en el suelo para recoger el agua…). Aquí mi hijo se volvía loco y se metió él en el barreño de agua!! ¡¡Es un juego fantástico para los que tenéis una terraza o jardín!!

También puedes complicar el juego un poquito más haciéndoles colgar la ropa en series: por tipo de prenda, por colores o combinaciones.

¿Os habéis fijado en las pinzas de madera que usa Ariadna? No es casualidad que estén numeradas… Yo he utilizado hilo de cocina (porque era de color rosa y todavía estamos en la etapa de las princesas) pero no es el mejor para esta actividad porque es muy complicado deshacer el nudo y siempre acabaréis cortándolo. Os recomiendo cuerda natural.

Anuncios

Plastidecors reciclados

¿Qué podemos hacer con todos esos trocitos de plastidecor que andan perdidos por casa? Mi hija lo tiene clarísimo: pintar las paredes!! Cuanto más pequeñitos, más fácil escondérselos a mamá y más podremos pintar. Pero las mamis del s. XXI no somos tan fáciles de vencer y también tenemos nuestras ideas originales y divertidas sobre los trocitos de plastidecor. Por ejemplo, podemos convertirlos en… tachán tachán… muñequitos de cera!!! Como estos que he visto en Lil Blue Boo:

Materiales:

Trocitos de plastidecor que cortarás con un cuchillo bien afilado (cuanto más pequeñitos los cortes, mejor).

Un molde de silicona, de los que se utilizan para hacer cubitos de hielo. Estos tienen forma de oruga, pero los venden con distintos motivos. Si no encuentras en las tiendas de tu ciudad también puedes buscar por internet, son fáciles de encontrar.

Un horno.

¿Cómo se hacen?

Con ayuda del cuchillo, corta los plastidecor en trocitos pequeñitos y ponlos en el molde, por colores para que cuando se derritan no se fundan los colores y te quede una porquería marrón. Cuantas menos mezclas, más brillantes quedarán tus muñequitos.

Ponlo en el horno a 175ºC hasta que se derrita. Tardará una media hora. No lo pongas más fuerte con la intención de acelerar el proceso para que los colores no se fundan demasiado rápido y quede marrón. En cuanto se hayan derretido completamente, sácalo del horno y déjalo enfriar dentro del molde unas 2 horas.

Los plastidecors lavables no quedan muy bien, mejor no utilizarlos. Y obviamente, la calidad del plastidecor también marcará la diferencia… los míos son todos de los chinos.

¡Ya tenemos nuestras oruguitas! ¿A que son monas?