DIY Juguetes con piedras

Ya se acerca el buen tiempo y empezamos a salir más al campo con nuestros hijos. Mi hija es una gran coleccionista de piedras, las recoge, las guarda, las limpia… y a veces las pintamos y jugamos con ellas hasta que empiezan a ser un objeto peligroso en casa. En esos momentos, desaparecen misteriosamente.

Hace años en el cole hicimos un Belén con piedras. Nos quedó precioso. Y desde entonces siempre que veo una buena piedra imagino para qué puede servir. Nunca desechéis las piedras que traen a casa vuestros hijos, a veces son útiles para convertirse en el tope de una puerta o para pasar una tarde entretenida. Os paso algunas ideas que he encontrado en la página web de Martha Stewart.

Para empezar, algunos consejos. Primero combina las piedras para encontrar el diseño perfecto. Pega las piedras antes de pintarlas. Y pega las piedras pequeñas que hacen de ojos, picos, pies antes que las grandes. Pega los bigotes y las colas después de haber pintado las piedras.

Utiliza un pegamento fuerte (uno del tipo “no más clavos” o alguno que te recomienden en la tienda de manualidades. Seguramente será uno no apto para niños y no dejes que lo utilicen los niños!! Las cosas de mayores, para los mayores. También puedes utilizar arcilla para recrear ojos, lenguas, dientes… en algunos casos también puede servir para fijar las piedras!!

También puedes pegar palitos de polo o los palitos/cucharilla de café para dar estabilidad al juguete que hayáis creado.

Y ahora sí, os paso algunas ideas de Martha Stewart que me han parecido simplemente geniales:

Pinta un juego de dominó con pinturas o témperas
Pega un imán en la parte de atrás. Esta manualidad quedará genial en tu nevera 🙂
Piedras que se convierten en focas de circo
o en lindos patitos. El pico puedes pintarlo o pegarlo. En la foto ves los dos modelos.
Un conejito sujeta-libros
Familia de mariquitas
Tortuga
Osos panda
Un ratoncito y su cajita de cerillas-cama
Perro-tope para la puerta. Genial para la habitación de tus hijos.
ranas
Crea abecedarios y otros objetos que le gusten a tu hijo, no hay normas!!

DIY: Silla tapizada con pelo

Vamos a darle un giro a la técnica del tapizado y vamos a convertir una tarea que requiere concentración, exactitud y manitas en una divertida manualidad que he copiado de Apartment Therapy y que dará un look exuberante a cualquier rincón de nuestra casa y sin necesidad de coser!! Sólo necesitas una silla vieja, piel sintética y una pistola de pegamento!!

Os muestro paso a paso cómo se ha tapizado la silla de la foto:

Primero de todo, le han dado una mano de pintura blanca, que es el color que querían darle para crear contraste con la piel.

Pintamos la silla

El pelo de la piel sintética suele crecer hacia alguna dirección determinada, lo mejor es “probarlo” sobre la silla para definir en qué dirección vamos a cortar la tela. Si no tenéis piel en casa y tenéis que comprar (y  como yo no tendríais ni idea de cuánto necesitáis) un consejo es que pongáis una sábana encima de la silla para averiguar cuántos metros váis a necesitar. (Hacedlo cuando la pintura se haya secado!!).

Determinamos en qué dirección vamos a pegar el pelo

Empezad por el asiento, cortando la piel a la medida de los bordes y haciendo unos cortes donde sea necesario para pasar los brazos de la silla. La piel sintética es muy “agradecida” debido al largo del pelo y basta con que lo cortéis aproximadamente a la medida para que quede bien y no se noten mucho los desperfectos. 🙂

Empezamos a cortar

Y empezamos a pegar con la pistola, empezando por el asiento y seguimos con el respaldo.

 

Y pegamos

Si os equivocáis al cortar, no pasa nada!! Cortáis un trocito más de pelo y lo pegáis. Nadie lo notará!!

Ha faltado un trocito de pelo para cubrir el lateral de la silla
Con un trocito de tela y pegamento ha quedado solucionado

Y para finalizar, continuad con el respaldo. La transformación es asombrosa. Una vieja silla olvidada en un desván se ha convertido en una lujosa pieza que acaparará todas las miradas.  Es muy sencillo de hacer, no os tomará más de una hora (según la silla). Y a pesar de que todas las sillas son diferentes, la técnica es siempre la misma: cortar y pegar!! Mirad que silla más bonita!!!

Resultado de la transformación