DIY La Vieja Cuaresma

En este blog ya os había hablado anteriormente de Don Carnal y la Vieja Cuaresma, aquí tenéis el enlace. La Vieja Cuaresma es un personaje tradicional, que incluso tiene su propio gigante en Baleares como mínimo, donde se llama S’Àvia Corema. Es un personaje único, ya que representa todo lo contrario a la fiesta:

Primera sortida de s'Àvia Corema, cap a sa plaça del Carme a que li llevin es primer peu.

Cortarle las piernas a la Vieja Cuaresma es una forma divertida de contar las semanas que quedan hasta Pascua. En Reus, el Regidor de Cultura le sierra la primera pierna a plena luz del día:

En casa hemos hecho un dibujo de una señora realmente fea pero con 7 piernas muy estilosas, con zapatos de tacón y medias de colores.  Le falta una esquina y surgió una discusión sobre si hay que pintar las medias transparentes o no. Al final se quedó así.

El año que viene me parece que la haremos con un tubo de papel higiénico, poque así cada niño puede arrancarle su propia patita.

doña Cuaresma

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para las mañosas que sabéis coser, este kit de The Hobby Maker es precioso:

Enrollada, como muestra Gloria Fort, también es una buena opción para hacerlo con niños:

QUARESMA

Y también me ha gustado mucho esta fofucha de Manualidades MMC:

fofucha.jpg

 

Anuncios

La vieja Cuaresma

En El libro de buen amor (1330), Juan Ruiz Arcipreste de Hita nos habla del significado simbólico de la Pascua y la Cuaresma a través de esta alegoría. Aquí os paso una adaptación del cuento (De Educación infantil para compartir).

Según la tradición, un día antes al entierro de la Sardina (miércoles de ceniza), se cuelga a la Vieja Cuaresma en una ventana y, como pobrecilla tiene 7 piernas, cada viernes hay que cortarle una hasta que pueda andar en la Semana Santa.

VellaQuaresma

ALEGORÍA DE DON CARNAL Y DOÑA CUARESMA

Hace mucho, mucho tiempo, en un lejano pueblo gobernaba don Carnal, el rey del Carnaval. Todos los años, por estas fechas, aparecía disfrazado y permitía a todo el mundo divertirse de la manera que cada uno quisiese. Y todos, como si estuviesen embrujados, lo hacían. Unos pasaban días y noches bailando, otros aprovechaban para disfrazarse y cometer fechorías ocultos tras sus máscaras, algunos hacían batallas de naranjas, tomates y huevos, y había quienes comían y comían sin parar, también les daba por gastar bromas pesadas a los demás…Como veis, lo que iba a ser algo divertido, acabó convirtiéndose en algo desordenado y peligroso.

Todo este jaleo no gustaba nada a Doña Cuaresma, que era una vieja de siete piernas, poco comedora y nada amiga de tanta fiesta. Ella siempre lo advertía: “Esto no es bueno, se desperdicia mucha comida, las bromas son muy peligrosas, se cometen muchos robos… Hay que parar todo esto o va a ocurrir alguna desgracia”. Don Carnal no hacía caso alguno:

“¡Bah!, eres una vieja sosa, aburrida y envidiosa. ¡Vete a tu casa a comer tu bacalao y déjanos divertirnos!”. En vista de que Don Carnal no le hacía ni caso y temerosa de que algo grave ocurriese, Doña Cuaresma decidió luchar contra el reinado de Don Carnal a su manera. Mientras él trataba de llevarse a la gente de fiesta y les animaba a cometer maldades: robar chuches, correr por los pasillos, jugar al balón en las casas, pellizcar a los amigos, tirar papeles de todos los colores a la calle, hacer grandes banquetes y comilonas tirando a la basura lo que sobraba, cantar en la biblioteca…

Ella intentaba deshacer el embrujo, convencerlos de que aquello no era bueno, había que tranquilizarse. Muchos días estuvo Doña Cuaresma intentando que la gente lo entendiese porque, atraídos por tanta diversión, se dejaban llevar por Don Carnal. Pero poco a poco, quizás cansados ya de tanta fiesta, los habitantes del pueblo se fueron poniendo del lado de Doña Cuaresma, hasta que no quedó nadie que siguiese a Don Carnal, que se encontró sólo y aburrido.

Cuando todos se dieron cuenta de los destrozos, la suciedad y los robos que se habían cometido, declararon a Don Carnal culpable de todo ello y le impusieron un castigo: sólo podría comer espinas de pescado y espinacas durante los cuarenta días que durase el reinado de Doña Cuaresma. Durante esos cuarenta días, como habían desperdiciado tanta comida,tendrían que comer sopas con aceite, agua y verduras y sólo los domingos podrían comer pescado, y es por ello que Y para poner fin al reinado de Don Carnal, celebraron el “Entierro de la sardina”, con la sardina enterraron las maldades cometidas y comenzaron una nueva vida en la que tendrían que recuperarse de tanta diversión inconsciente y arreglar los destrozos producidos, aprendiendo a convivir y divertirse en paz.